Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



martes, 23 de enero de 2018

Nicanor Parra... Descanse en paz.

"Durante medio siglo 
La poesía fue 
El paraíso del tonto solemne. 
Hasta que vine yo 
Y me instalé con mi montaña rusa. 

Suban, si les parece. 
Claro que yo no respondo si bajan 
Echando sangre por boca y narices."

Y ahora se ha ido, o al menos físicamente, el poeta que destrozó al poeta, a registros y sentidos, la antipoesía edificada con los versos de la cotidianidad. Descanse en paz, NICANOR PARRA... pero siempre si a usted así le pareciera. 

("La montaña rusa", "De versos de salón")


No hay comentarios:

Publicar un comentario