Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



domingo, 24 de abril de 2016

DIA INTERNACIONAL DEL LIBRO



Leyendo. Así encuentro esta mañana a mi hija Ángela, leyendo. Hoy, en uno de tantos días en los que se conmemora algo y que, por su importancia, debería hacerse, sea un rato, un poco, los 365 del año. DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO. Leer. Un libro. El libro que es emoción, pasión, aventura, viajes, encuentros y espejo. El espejo donde vemos reflejado el mundo, la realidad, los tiempos... donde podemos incluso a entenderlos; también en el que nos vemos a nosotros mismos y, especialmente, a comprendernos, en hacernos mejores personas. “Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”, recuerdo en estos momentos a Jorge Luis Borges. Conmemoremos este día, recordémoslo mañana, con el ejemplo de mi hija, leyendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario