Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



viernes, 22 de abril de 2016

DÍA INTERNACIONAL DE LA MADRE TIERRA


No es otro ejemplo de decoración floral urbana. Esta vez no. Pegué en la puerta con los nudillos, con delicadeza. No abrió nadie. Insistí. Silencio. Y entonces, de debajo de la puerta, por una mella hecha adrede en el mármol del umbral, surgió un tallo verde, ese, espigado y de maneras resueltas, para decirme, o sentí que me decía: "¡¡Adelante. Entra a formar parte de este DIA INTERNACIONAL DE LA MADRE TIERRA!!". De lo que luego aconteció... será tema para otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario