Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



lunes, 6 de julio de 2015

LIBROS QUE VOY LEYENDO: "El Murciélago" de Jo Nesbø

“La vida consiste en una serie continua de casualidades completamente improbables”

 


Jo Nesbø tiene a partir de este momento en mí a un seguidor incondicional. Siempre y cuando su pericia narrativa y las interesantes cuitas de su detective Harry Hole no declinen y aburran con el tiempo. Cierto que con anterioridad había leído algo de Nesbø, pero no me decidía con la saga de su detective Hole; principalmente, siempre me impongo lo mismo en estos seriales, porque quiero comenzarlos por el principio y, en este caso, sus dos primeros volúmenes aún no estaban traducidos al castellano. Este “El Murciélago” es el primero que abre el serial. Hecho insólito pues las novelas del noruego, su fama no es ninguna casualidad, han sido traducidas a más de 40 idiomas y lleva vendidos más de 25 millones de ejemplares en todo el mundo; otro dato interesante, a la sazón y que extiende la credibilidad de este escritor, en 2011 se situó en Inglaterra por delante de Stieg Larsson en ventas, el aclamado autor de la serie Millennium, y donde se calculó que cada 57 segundos se vendía un libro suyo. Impresionante.

 

“La verdad es que nadie vive de la verdad y, por ello, a nadie le importa la verdad. La verdad que nos inventamos simplemente es la suma de lo que le conviene a la gente, sopesado con el poder que ostentan”

 

Y centrándome en lo que nos interesa, en esta delicia “noir”, en esta novela maravillosa, la ópera prima del mago negro noruego destaca por su estilo vibrante, por la acción firme, sonora, y que dota al relato de una mirada dura, compleja, variada, punzante, tanto en lo que se refiere a diversos contextos sociales o geográficos como personales. Desde el comienzo, sea de manera dosificada, espaciada, se ofrecen detalles, inéditos, que han conformado la compleja naturaleza del protagonista, conjuntamente a la interesante investigación policial que se desarrolla no en Noruega, sino en Australia, en la Sidney preolímpica con el problema del racismo y los aborígenes de fondo. Un estilo muy personal, sin duda, de este escritor escandinavo que, a mi juicio, es el mejor heredero de los clásicos del género negro, con su héroe Hole o, como mandan los cánones, otra alma atormentada. El autor nórdico más “americano” de todos, ejemplar a la hora de construir la historia, de atraparnos en ella, con vertiginosos giros que dejan sin respiración. Fascinante.

 

“El alma humana era un bosque profundo y oscuro en el que uno toma todas las decisiones solo”

 

Trece renglones para la sinopsis de “El Murciélago”: Harry Hole es enviado a Sydney desde Oslo para que investigue el asesinato de una mujer noruega, Inger Holter, cuyo cadáver ha sido encontrado entre oscuras rocas, al pie de un acantilado. La policía sospecha que fue violada antes de morir, pero no se ha hallado rastro alguno de ADN. Harry Hole tendrá como compañero de investigación a Andrew Kengsinton, detective aborigen australiano. Ambos sospechan del novio de Inger, Evans White, atractivo camello conocido por la policía. Sin embargo, Harry comienza a vislumbrar que el caso es más complejo de lo que a priori pudiera parecer, y poco después el equipo de investigación relaciona una serie de desapariciones y asesinatos sin resolver que sugieren que un asesino en serie anda suelto.

 

“La intuición tan solo es la suma de todas tus experiencias. Así es como yo lo veo: todo lo que has vivido, todos los conocimientos que tienes, tanto los que crees que tienes como los que no sabes que tienes, están latentes en el subconsciente. Normalmente, no notas el animal dormido, solo está ahí, roncando y absorbiendo nuevas cosas. Pero a veces parpadea, se estira y te dice: ¡Eh!, ese cuadro ya lo he visto antes. Y te dice en qué lugar del cuadro encajan las cosas”

 

Harry Hole es un joven y brillante detective, pero esconde un oscuro secreto. Durante su estancia en Sydney se enamorará perdidamente de Birgita Enquist, a quien le confesará lo que oculta su pasado y qué le aleja de su país...

 

“Al principio me consideraba un caballero justiciero, en cambio ahora hay ocasiones en que me siento más como un basurero. Los asesinos suelen ser tipos miserables y resulta fácil encontrar al menos diez razones que les han llevado a ser como son. En general, el sentimiento que acaba embargándote es la frustración. Frustración por el hecho de que no se contentan con destruir su propia vida, sino que tienen que llevarse por delante a los demás en su caída. Seguramente esto siga sonando muy sentimental…”

 

El libro es una arquitectura casi perfecta en sus distintos niveles. Y es aquí donde se nota, y gusta, el estilo de Nesbø, por su ritmo pausado, admirablemente visual, seguro que por la variada paleta de colores y sensaciones que mezcla con maestría para ofrecer una narración ágil, espesa por supuesto, y sobre todo intensa. Me han gustado sus diálogos, más aquellos que parecían auténticos monólogos por su intensidad, significados, y que recrean la personalidad abrumada de Hole. De hecho, en este primer contacto con el personaje, situación que ha sorprendido bastante para quienes han leído otros volúmenes de la serie, me ha encantado la vulnerabilidad, esa fragilidad en su carácter; al mismo tiempo o junto a sus otros rasgos y tan conocidos para los que han disfrutado de sus aventuras anteriores y que a resultas son posteriores a esta “El Murciélago”: alcohólico, terco, inteligente, intuitivo, rebelde, amable, pasional… Sea como fuere, con independencia a estos apuntes de su singularidad, Harry Hole se vacía en una investigación desenfrenada, estremecedora, en la persecución de un asesino en serie, muy inteligente, que deja un rastro sangriento de crímenes en mujeres rubias a las que viola y estrangula. Y esta investigación criminal, como ya se ha expuesto anteriormente, se despliega en Australia, en Sydney, tan lejano y diferente a esa otra atmósfera fría y cerrada de Noruega y en la que supongo se articula el resto de sus relatos. No está por demás, lo que hace más rica y atractiva la narración, la descripción del paisaje y el paisanaje, cultura y costumbres, leyendas e historia, del pueblo australiano y, en concreto, de los aborígenes. Finalmente destacar el elenco de personajes secundarios que acompañan a Harry Hole, de lo más variopinto (un payaso gay, un boxeador, mafiosos y matones, vagabundos, compañeros policías…), en especial Birgitta, la guapa pelirroja de la que se enamora el policía.

 

“- Tal vez el ser humano, sea cual sea el lugar de la tierra donde se encuentre, de una u otra manera comparte las mismas visiones o fantasías. Está en nuestra naturaleza, como si estuviera programado en nuestro disco duro. A pesar de todas nuestras diferencias, llegamos a las mismas respuestas antes o después”

 

Lo dicho: Jo Nesbø tiene en mí a un nuevo incondicional, por su calidad y atractivo literario. Más si presto atención a sus seguidores de antiguo, a sus opiniones de cómo en próximas entregas que lea, comprobaré supera con creces mis expectativas, en profundidad, argumento, dilucidación de tramas aún más intrincadas y oscuras, o de diálogos más brillantes, y, en definitiva, a cuanto me ha aportado este impecable “El Murciélago”. Ya les iré contando.

 

“- Narahdarn –repitió Yong- El símbolo de la muerte de los aborígenes, el murciélago”

 

4 comentarios:

  1. otro más de esos investigadores solteros o divorciados, con problemas psicológicos o de conducta asocial, alcohólico.. Tú ya me entiendes, que no son normales y corrientes ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo no he dicho que esa conducta, o carácter, sea anormal ; sí que es pauta casi habitual en el género negro, las almas atormentadas y, asimismo, atractivas e incluso afines

    ResponderEliminar
  3. Yo no he dicho que esa conducta, o carácter, sea anormal ; sí que es pauta casi habitual en el género negro, las almas atormentadas y, asimismo, atractivas e incluso afines

    ResponderEliminar
  4. Yo no he dicho que esa conducta, o carácter, sea anormal ; sí que es pauta casi habitual en el género negro, las almas atormentadas y, asimismo, atractivas e incluso afines

    ResponderEliminar