Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



jueves, 26 de mayo de 2016

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, ÁNGELA!


Duele bastante no dar a mi princesa un gran castillo, los mejores vestidos, juegos y fiestas, librarla de monstruos, villanos, brujas y protegerla de cualquier mal del mundo; porque nada podría compensar, compararse, con lo que ella me da, nos da, a manos llenas: alegría, energía, simpatía, ternura, sencillez… tanta intensidad de luz, de color, de imaginar, de felicidad que revalidan día a día nuestras ganas de vivir, empujados por el ilimitado ímpetu de la suya. Aunque su tozuda impaciencia exija cualquier cosa para ayer, lo cual termina en ocasiones por desquiciar al más templado, basta luego con su fuerte abrazo, sus sonoros besos y un sentido “Te quiero, papi, o mami, o tata” para derretirnos en su amor. Ángela ha estado frente a grandes problemas, personales y cercanos, y de una manera asombrosa y responsable a su edad, como a más de un adulto por el contrario nos ha pasado, no se ha dejado achicar por ellos, no. Con una sonrisa ha cogido su varita mágica, se ha arremangado el vestido de princesa, y ha deshecho los miedos en chispas de ilusión. Eres, junto a tu hermana, la que me hace, nos hace, confiar en que la vida tiene sentido. ¡Feliz Cumpleaños, Ángela!

No hay comentarios:

Publicar un comentario