Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



viernes, 6 de mayo de 2016

LIBROS QUE VOY LEYENDO: "El mundo amarillo" de Albert Espinosa

“Yo tengo una máxima: si crees en los sueños, ellos se crearán”



Me gustó la película “Planta 4ª” dirigida por Antonio Mercero y con guion de Albert Espinosa, y aunque no he visto la serie de Steven Spielberg en Fox, “Red Band Society”, seguí y me encantó “Pulseras Rojas”, otra vez con Albert Espinosa de guionista; sin embargo, contrariamente a mi obstinación, tan inflexible, de leer el libro antes que la película, no leí en su momento, aunque tenía curiosidad en aquel libro que permanecía virgen en mis estantes, “El mundo amarillo” (Grijalbo, 2011) de Albert Espinosa, y fuente de inspiración de las anteriores versiones para cine y televisión. Así que aprovechando una tarde vacía entre la finalización de un libro y el comienzo de otro, que también e inflexiblemente, manías mías, tenía que comenzar en el primer día del mes, leí de un tirón este ensayo que no siendo un texto de “auto-ayuda”, y tal como insiste su autor puesto que no pretende dar soluciones, comprendí que son de esos libros que ayudan si no para descubrir lo que verdaderamente importa en la vida, quizás a sobrellevarla; y más cuando nos toca alguna que otra fibra sensible, o llega en el justo momento de necesitar un consuelo o placebo para afrontar o mitigar cierto dolor o contrariedad, o tal vez descubrir de manera inesperada en sus palabras que ese gran problema que nos acucia, que nos duele, en realidad no es siquiera un problema. Y dicho esto: ¿Qué es el mundo amarillo?

“Los amarillos son las personas que dan sentido a nuestra vida que se sitúan entre el amor y la amistad.

El mundo amarillo es un mundo fantástico que quiero compartir contigo. Es el mundo de los descubrimientos que hice durante los diez años que estuve enfermo de cáncer. Es curioso, pero la fuerza, la vitalidad y los hallazgos que haces cuando estás enfermo sirven también cuando estás bien, en el día a día. Este libro pretende que conozcas y entres en este mundo especial y diferente; pero, sobre todo, que descubras a los «amarillos». Ellos son el nuevo escalafón de la amistad, esas personas que no son ni amantes ni amigos, esa gente que se cruza en tu vida y que con una sola conversación puede llegar a cambiártela. No te adelanto más: tendrás que leer este libro para poder empezar a encontrar tus «amarillos». Quizás uno de ellos sea yo... El mundo amarillo habla de lo sencillo que es creer en los sueños para que estos se creen. Y es que el creer y el crear están tan sólo a una letra de distancia. ¿Qué esperas a saber quiénes son tus «amarillos»? Albert Espinosa «Albert habla de un mundo al alcance de todos, y que tiene el color del Sol: el mundo amarillo. Un sitio cálido donde los besos pueden durar diez minutos, donde los desconocidos pueden ser tus mejores aliados, donde el miedo pierde su significado, donde la muerte no es eso que les pasa sólo a los demás y la vida es lo más valioso. Este libro habla de todo esto, de todo lo que sentimos y no decimos, del miedo a que nos quiten lo que tenemos, de reconocernos enteramente y apreciar quiénes somos cada segundo del día. ¡Larga vida a Albert!» Eloy Azorín, actor”

“No es filosofía, no es religión, tan sólo son lecciones del cáncer aplicadas a la vida, y como tal deben entenderse”

Un ensayo, autobiográfico, donde Albert Espinosa expone una lista de enseñanzas que aprendió en el hospital durante los diez años que tuvo cáncer y en los que éste se llevó una pierna, un pulmón y un trozo de hígado, para aplicarlas a la vida. “Es tan sólo un libro donde recojo experiencias que a mí me han servido”. Un libro, como refiere la sinopsis, que rezuma vitalidad por sus 176 páginas, un echarse la vida a cuestas con optimismo y alegría. Un libro que se lee rápido, basta solo unas horas, que nos atrapa por su amenidad y claridad, que nos arranca unas sonrisas y, sobre todo, sin esfuerzos, nos hace reflexionar desde una cercanía reconfortante, como si estuviéramos hablando con el autor sentados amigablemente tras un café o paseando por un parque o por una tranquila calle. La estructura del libro se divide en cuatro partes en las que se desgrana la lista con los descubrimientos aprendidos en las largas estancias del escritor en el hospital, y con la confianza de que estas “instrucciones” pueden usarse, y son eficaces, para la vida normal; en un esbozo de cuál es ese mundo amarillo y quienes son los amarillos.

“Todo lo que leerás a partir de aquí es una gran lista. Una lista de conceptos, una lista de ideas, una lista de sentimientos, una lista llena de felicidad. Una lista de descubrimientos que hicieron que creara lo que yo considero mi mundo”

Y ya no quiero decir más, solo recomendaros el libro y que lo disfrutéis, y si al menos os ayuda con alguna desilusión, o en buscar a vuestros “amarillos”, ha merecido la pena su lectura. No dejará a nadie indiferente. Y para finalizar, permitidme que comparta con vosotros otra lista, mi lista de subrayados, quizás, como dice Albert Espinosa, “Siempre he creído que las casualidades son subrayados, subrayados para que sepamos que debemos fijarnos en algo”:

ü  “Albert le ha ganado varias batallas a la muerte, por eso sus historias rebosan tanta vida” (del magnífico prólogo de Eloy Azorín)

ü  “Y es que hasta incluso todos los chicos que teníamos cáncer, que nos hacíamos llamar Pelones, teníamos un pacto, un pacto de vida: nos repartíamos las vidas de los que morían. Un pacto inolvidable, bonito, de alguna manera deseábamos vivir en los otros, ayudarlos a luchar contra el cáncer”

ü  “A veces estamos tan centrados en nosotros, en nuestro problema, que olvidamos que justo en ese momento podríamos hacer el mayor descubrimiento de nuestra vida”

ü  “Los sueños son el norte de todo el mundo. Si los cumples tendrás que ir al sur”

ü  “La niñez, la adolescencia o la edad adulta deben vivirse aunque uno esté enfermo”

ü  “¡he descubierto tantas cosas, he tomado tantas decisiones con los ojos cerrados! Y lo más increíble es que lo ves todo muy claro…!”

ü  “Los conceptos necesitan palabras, al igual que las personas necesitan nombres”

ü  “Todo lo referente a la forma de encontrar amarillos tiene que ver con la belleza”

ü  “Amarillo: Persona especial en nuestra vida a la que acariciamos, abrazamos y con la que dormimos. Marca nuestras vidas y no necesita tiempo ni mantenimiento. Hay 23 en nuestra vida. Las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias. Son el nuevo eslabón de la amistad”

ü  “Cuando alguien muere se transforma en la gente que ha conocido. Sus recuerdos perduran, su vida se divide entre la gente que lo conoció. Es como si se multiplicaran en mucha gente. No relaciones la muerte con el dolor. No relaciones la muerte con pérdida. Relaciónala con la vida, relaciónala con un fin digno”

ü  “Las pérdidas son positivas”

ü  “Me entusiasma que los recuerdos huelan”

ü  “Respeta a tu yo anterior, si mi "yo" del pasado tomó esa decisión era porque creía en ella”



No hay comentarios:

Publicar un comentario