Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



domingo, 24 de julio de 2016

ELLA, INÉS


No solo es grande y bella para brillar sin necesidad de tener que apagar la luz de los demás, sino ya con su única presencia enciende cientos de lucecitas de fantasía, de vida, que iluminan nuestros corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario