Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



jueves, 10 de noviembre de 2016

IMÁGENES CON LETRA: "El Aleph"



Hoy he visto el Aleph, la esfera donde confluyen todos los tiempos y todos los espacios. No ha sido la primera vez y espero no sea la última, y aunque esto no dependa en nada de mí, ni de Borges. La "pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor", apareció de improviso en una de mis fotos, arriba de la Puerta de Almocábar, en las murallas del Barrio San Francisco de Ronda. En un primer momento encerraba la mañana, la alameda, la piedra, los velos de escarcha, para inmediatamente el espacio cósmico, al resto de todas las cosas, en una serie de vertiginosas espirales vistas desde todos los puntos, de forma simultánea y sin interponerse hacia el centro. Fugaz esta visión del infinito en una realidad cargada de rutinas, el juego de los espejos que desleía las limitaciones de lo perecedero. Hoy he visto y tal vez he  fotografiado el Aleph, aún sin quererlo, "ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario