Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



martes, 24 de enero de 2017

IMÁGENES CON LETRA: "Invierno 5"

Por una vez… dejó de interesarme la ciencia de la nieve, convencido por un dicho sin tiempo de Anthony Doerr. Limitarme a mirar en derredor e incluso más allá de mis sentidos. La luz, la forma en que absorbía el sonido. La textura húmeda de esas fantasías de invierno. La manera en que la nevada, o su expectativa, tapizaba la opacidad de lo ordinario, el sueño de un recuerdo velado; haciéndome sentir cómo ante su presencia blanca y fría encontraba la redención, ser perdonado, más cuanto más caía, cuanto más existía mi asombro en las tramas de su efímera permanencia, su abrigo y perdón por esconderme durante tanto tiempo, una eternidad, de la posibilidad del prodigio. INVIERNO 5. Alameda Barrio San Francisco. Murallas y Puertas de Carlos V y Almocábar. Ronda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario