Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



jueves, 26 de enero de 2017

IMÁGENES CON LETRA: "Invierno 7"

… Tiempo vivido que no mostraban los títulos de esta muerte enfática entre blancas melancolías del invierno, ni menos en metáfora de amortajamiento con un níveo e inesperado sudario, ni en un lecho de duelo antiguo extendido sobre el lugar de una épica de muertos y leyendas. No hay maldición, tampoco muerte, sino vida, o en este caso una insólita preservación vital, casi sobrenatural, de cuanto siempre concernirá a unas certezas de primavera, aquellas en las que esperamos, y porque sabemos que será así, ver a las ramas florecer y reverdecer; tal vez en lo que escribiera Goethe de la iconografía para un destino sobredicho en el árbol frutal de la imagen, o de su icono trascendente; de un milagro al que solo hay que esperar, también creer, más allá del lienzo de lanzas que hienden y separan las cenizas de la costumbre, de las rutinas, de las sombras lineales de los espíritus que salvan con la nevada las semillas o frutos del vivo color de los crepúsculos encarnados; como si los copos de nieve, sumando la quimera, ardiesen con el ardor de las risas y confianzas de niños y mayores en otras postales anteriores y en los ensueños teñidos de nevisca y luces de invierno. Un momento para la vida, precisamente en una estación definida por el tránsito, el intermedio, por la extinción de lo existido, menos el recuerdo, para asentar a lo que queda por vivir; cuando la nieve, súbita y abrumadora, la que no rompe las ramas del sauce en el apunte de un proverbio japonés, aquí rehace al indiscutible árbol de navidad con su derroche nostálgico, escarchado, animado, con sus adornos de bolas incandescentes, de pequeñas candelas expectantes por encender la vida en todos. INVIERNO 7. Al fondo de calle Polvero. Barrio San Francisco. Ronda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario