Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



viernes, 18 de mayo de 2018

"Cumpleaños Inés"

Una nueva hoja en el calendario, otra,
diecisiete quedaron atrás.
Unas arrugadas, rotas,
y otras desdobladas, guardadas.
Unas fotografías en Instagram.
Unos textos finales de bachillerato, selectividad.
La nostalgia de unos acordes musicales, Sevilla, Lisboa, Barcelona, más vendrán.
Un amor, silencioso, tímido, vacilante… llegará.
Otro tramo docente fuera, lejos, comienza ya.
Tremenda tu lucha resuelta.
Un diario iniciado, de veraz amistad,
quedan muchas de sus páginas por completar;
que los bolígrafos sean de colores
y las letras curvas por tus sonrisas,
tocan las emociones, de luz y pasiones.
Hoy, como ayer y siempre, tú, como dijo el maestro Borges,
“estar contigo o no estar contigo es la medida 
de mi tiempo”, de nuestro tiempo vital.
Aunque tan extraño te resulte,
pero me es difícil encontrar las palabras, las letras emocionadas,
para expresarme;
no hay molde que las contengan, eres única,
tienes que ser única,
un modelo de ti misma y no moldeado en los demás.
Perdona por esta canción inesperada,
no soy poeta ni compositor, pero si eres mi aliento y verdad.
Ya no digo más, o solo dejo a Bowie
“We can be Heroes, just for one day”.
Y en este cumpleaños, será lo que tú quieras desear.

Felicidades, Inés Calvente, Hija. Besos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario