Aquí estoy...

Como si fuese un discípulo de Borges, amo con derroche, como dice él, los atardeceres, los arrabales, lo mítico y la desdicha. Me gustaría disfrutar ahora de la sencillez de la Belleza. Pero con sosiego. Aunque mis ojos, en un remedo de Terenci Moix, ya no puedan ver ese puro destello que me deslumbraba, aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor de mi Barrio, de la gloria mítica, no voy a afligirme, ni con la infelicidad, porque la belleza siempre perdura en el recuerdo.



viernes, 22 de enero de 2016

LIBROS QUE VOY LEYENDO: "Cucarachas" de Jo Nesbø

“- ¿Nadie te ha dicho nunca que eres un paranoico, Harry?
-          Pues claro. Pero eso no significa que unos hombrecillos verdes no te persigan, ¿verdad?”



“Cucarachas”, (Penguin Random House, 2015) de Jo Nesbø, es la segunda entrega de la serie Harry Hole. Novela negra noruega, de las buenas, ambientada en Bangkok, Tailandia; en la tónica del volumen anterior, “El murciélago”, en el que su singular protagonista, Harry Hole, investiga fuera de la corona nórdica, en Australia. En esta que ahora me ocupa, y de la que su autor indica “Recuerdo que sudé y sudé durante las semanas que escribí y escribí. Volé a Vietnam, me instalé en un pequeño hotel donde los propietarios me pusieron un pequeño escritorio y me prestaron la bici. Así que pedaleé y escribí. Conocí a personajes increíbles. Comí y cené en el único buen restaurante del pueblo. Sudé y escribí”, la acción es trepidante, la trama adictiva, magistralmente construida… Sin embargo, adolece de aquella semblanza psicológica, las sombrías reflexiones, las íntimas oscuridades, tanto del propio Hole como de otros personajes y que tanto admiré en “El murciélago”, y para desaparecer en este ejemplar y rendirse a la acción sin conjeturas, desnuda y brutal.

Fue un gesto estúpido, pero Harry estaba dispuesto a hacer cosas estúpidas para que sucediera algo. Cualquier cosa”

Como ya he escrito, Harry Hole es enviado a Tailandia para investigar (o con él o a través de él, por su conducta asocial, voluble, por sus demonios, venganzas, y alcoholismo, garantizar y dar la impresión que se lleva una investigación para justificar el expediente y en la seguridad de que se dará cerrojazo sin que se vean discutidos, o amenazados, o cuestionados, determinados intereses del gobierno noruego) el asesinato en extrañas circunstancias del embajador de Noruega en Tailandia.

“El noventa y nueve por ciento de los datos reunidos durante una investigación carecen de valor. Solo te queda la esperanza de estar alerta cuando el uno por ciento se te aparezca delante de las narices”

Sin embargo, con lo que no cuentan los superiores de Harry Hole es que éste deja a un lado el alcohol para centrar todos sus esfuerzos y atención en resolver, con todas sus circunstancias, el crimen del embajador. Y lo que comienza a descubrir no deja muy ajeno al gobierno noruego: pedofilia, homosexualidad, intereses inmobiliarios, mafia, pudrición… Tanto que, pienso, el nombre utilizado por Nesbø para el libro, “Cucarachas”, haga alusión a la corrupción generalizada.

“-¿Las cucarachas no son buenas? -¡Puaj! Son asquerosas -Eso no quiere decir que sean malas. -Tal vez no. Pero tampoco creo que sean buenas. Simplemente están. -Simplemente están -repitió Harry sin sarcasmo, solo pensativo. -Están hechas así. Están hechas para que nos den ganas de pisarlas, Si no, habría demasiadas”

Palpitante el argumento, a través de días densos y estancos, por las calles de Bangkok, por el infierno de una ciudad con toda la sordidez de un mundo pobre, desigual, y superpoblado. No obstante, si en la anterior novela Nesbø entraba con soltura y hondura en las costumbres y las leyendas locales australianas, aquí, en “Cucarachas”, ofrece un escenario preciso, escueto, de postal, de Tailandia, solo exigido para la acción.

“El último pensamiento que recordó fue que toda redención tiene su resaca. Y viceversa”

Seguiré con la serie Harry Hole y con Jo Nesbø, seguro.


“La responsabilidad. Si había algo que Harry había intentado enterrar durante el último año era precisamente la responsabilidad. Hacia los vivos o hacia los muertos, hacia él mismo y los demás. Tan solo provocaba sentimientos de culpa y jamás daba sus recompensas”







1 comentario:

  1. Hola. Te he leído ahora en FB, en la página oficial en inglés de Jo Nesbø, y he dado así con tu blog. Si has seguido leyendo la serie de HH, te invito a que te pases por aquí, donde también encontrarás nuestro grupo en FB, Enganchados a Jo Nesbø, por si te quieres dar una vuelta. Un saludo. http://puesyavamosviendo.blogspot.com.es/2015/10/harry-hole-aqui-unos-amigos.html

    ResponderEliminar